CUESTIÓN DE IDENTIDAD

domingo, 7 de octubre de 2007



Creo que debería empezar diciendo, que el conocer las identidades de las personas puede ser todo un reto para cualquiera y para uno mismo; ya que no siempre estamos en disposición de mostrarnos tal y como somos; es más creo que ponemos en práctica infinidad de roles a lo largo de la vida, tantos como momentos de la misma. Y aunque, identidad y rol, no es lo mismo, si son dos elementos de una misma realidad, y están fuertemente relacionadas.

Por tanto, llego a la conclusión de que cuando creemos que una persona expone su identidad realmente lo que nos llega a nosotros es el rol empleado en el mismo momento en que se expone. Creo que no llegamos a exponer nuestra identidad y si nuestro rol determinado, para no sentirnos vulnerables, fáciles.

Una vez propuesta mi visión sobre la identidad, paso a darme a conocer un poco más;

Me considero una persona de mente amplia, normalmente suelo decir o al menos pensar eso de "todo es, según del color del cristal por donde se mire", pero no lo confundo con ser TOLERANTE, ya que el ser tolerantes según en qué circunstancias puede ser signo de una mente muy cerrada. Digamos que más que tolerante soy crítico.

Me gusta vivir nuevas experiencias, lo que hace que pocas veces caiga en la monotonía, creo que es interesante hacer valido el dicho (otro dicho) "nunca te acostarás sin saber una cosa más", claro que esto no servirá de mucho si esperas a que ese saber o experiencia nueva venga por sí sola, creo que somos nosotros los que tenemos que buscar las nuevas experiencia.

No entiendo muy bien, que podría decir sobre que soy una persona de "aquí y ahora", supongo que según qué circunstancias puedo llegarme a planificar más o menos. Bajo otro punto de vista muy diferente al anterior, siempre he creído que soy una persona que no casa mucho con el prototipo actual de persona, así que no sabría que comentar sobre este tema en particular.

Como he dicho más arriba creo que no debemos esperar a que las cosas vengan solas y que nosotros tenemos que movernos para que las cosas lleguen. Pero una cosa si tengo muy clara, después de una actividad siempre deberíamos despejarnos y descansar. (¿será la cultura del descanso andaluza?).

Me gusta hacer trabajos de grupos en clase, pero siempre me gusta ponerle un matiz personal, saliendo de la normalidad o de lo estandarizado, cosa que a veces, según las valoraciones posteriores, han hecho que perdiera algo de rigor científico o al menos no se me ha llegado a entender.

Como he comentado en líneas anteriores, creo que no hacemos bien en quedarnos quietos, ya que pienso que la inactividad en muchos sentidos de la vida, no nos hace mucho bien, pienso que debemos participar activamente en nuestra vida.

En cuanto a guardar mis opiniones para mí, eso es una cosa que normalmente no soporto, porque sino reventaría, pero claro siempre hay que tener en cuenta el momento y el lugar donde puedo soltar mis opiniones, y amoldarme al rol de cada circunstancia.

Soy una persona muy observadora, me encanta observar los movimientos y las actuaciones de las personas, algunas personas hablan más con el cuerpo que con la boca.

Siempre es más seguro hablar con datos en la mano, pero tango claro que esa seguridad no tiene por qué darme la razón a mi.

También uno se siente más seguro cuando sabe los pasos que debe dar, lo que no garantiza tampoco el éxito, aunque pienso que a esos pasos debemos darle nuestro toque personal.

Me cuesta escuchar a los demás, es una asignatura que tengo pendiente, aunque por otro lado busco ayuda y guía en los demás.

Cuando tengo claro las cosas que quiero decir suelo participar en las conversaciones; suelo defender mi idea, hasta que me dan razones para dar un paso atrás. Los que me conocen dicen "que le saco punta a todo".

No creo que trabajar sólo esté tan mal, pero pienso que con ayuda, colaboración y cooperación se saca más beneficio y se es más eficaz, y como dice el refranero popular " dos cabezas piensan más que una".

Observar lo que tengo que hacer es bueno como decirlo, planificarse antes de actuar; no podemos ir a ciegas, pero eso sí dejando siempre una margen a la improvisación.

Para la práctica es bueno apoyarse en la teoría, pero ya digo que no suelo seguir al pie de la letra la teoría me gusta dar mi toque personal; y por qué no algún día formar mi propia teoría.

Que los trabajos queden perfectos o no, no sólo depende de mí, ya que como las cosas son según el color del cristal con que se miren, pues el resultado puede ser muy diferente de una persona a otra; me gusta quedarme satisfecho con el trabajo que hago; es esa sensación de sentirte ancho cuando lo has finalizado, es como si tuvieras la seguridad de que está bien hecho. El tiempo que se le dedique al trabajo, no tiene por qué condicionar la perfección del trabajo.

Ciertamente cuando una persona propone su idea, las causas y las consecuencias pueden ser infinitas, es precisamente lo que quería decir en el párrafo anterior.

Me gustaría que el sistema de evaluación además de ser más objetivo fuera menos estándar, pues muchas veces he visto que personas con talento se han quedado insatisfechas, y que personas que reciben más recompensa de la que se merecían.

Si anteriormente eché mano del refranero popular para decir que "dos cabezas piensan más que una", aún no me queda claro si "dos cabezas piensan mejor que una", es fundamental la organización en un trabajo en grupo.

Me encanta saber el por qué de las cosas y para que sirven, aunque también me gusta criticarlo.

Creo que ninguna persona hace las cosas, para que no tengan ningún efecto, lo que hay que ver si ese efecto es bueno o malo.

Antes de hacer las tareas hay que proponerselo, yo particularmente no suelo hacer las tareas antes de habérmelo propuesto y pensado bien qué y cómo lo tengo que hacer.

Me encanta hacer mis sueños realidad.

Pienso que de las cosas negativas siempre se debe aprender, y pienso que las cosas negativas no deben hacernos caer en ningún aspecto de nuestras vidas; y creo que lo realmente negativo es no aprender de las cosas negativas, aunque hay un dicho por ahí que dice; "el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra" y creo que no le falta razón. Es importante aprender de los errores.

Según en que circunstancias me tomo mi tiempo para pensar y reflexionar las cosas. Aunque de vez en cuando hay que tirar del espíritu aventurero.

Trabajar con los demás pone de manifiesto, muchas formas de actuar y pensar, así que es una buena forma de aprender; quizás el factor más importante del trabajo en grupo es la organización de todos sus elementos.

Y por último, lo que más me gusta es experimentar, buscar...
... primero en las personas; luego de la naturaleza; y para ir con lo más material; en libros, sistemas audio-visuales, compartir momentos grandes con las personas más queridas....

Espero que todo esto sirva para conocerme un poco más, ustedes y yo.

2 comentarios:

alitasdemosca dijo...

Fernan eres un crack, lo estaba leyendo y e pensao por momentos que era un enlace de un filosofo.... buena apertura de cabeza tio, me ha gustao conocerte un poco mas.... y eso de tu teoria???jejeje sobre que la piensas hacer??

azumarina dijo...

Tengo que felicitarte por tu generosidad Fernan. En primer lugar hay que tener las ideas claras. Tú las tienes. En segundo, estar contento de ser ( "en el momento vital que cada uno se encuentre con uno mismo"). Estas felíz de ser tú. Por tanto, tienes muchas cosas interesantes que compartir. ¡Qué suerte!!